COVID-19 Y ESTILO DE VIDA SALUDABLE

A día de hoy todavía son muchos los estudios poco claros sobre la enfermedad Covid-19. Pero, lo que sí están poniendo de manifiesto todos los expertos es que una adecuada alimentación nos protege contra la infección y, más aún si ésta entra dentro de un estilo de vida saludable:

Microbiota saludable = intestino saludable = alimentación natural.
Evitar el estrés, miedo y tensiones innecesarias.
Realizar ejercicio físico regular.
Evitar el alcohol, el tabaco y otras sustancias dañinas.

A continuación, os quiero mostrar unas recomendaciones básicas que nos ayudarán si no a protegernos, sí a afrontar la enfermedad desde una perspectiva de fortaleza del organismo.

¿QUÉ DEBEMOS SABER? Y ¿QUÉ PODEMOS HACER?

1. ¿Qué partes tiene la enfermedad? Esta consta de:

    • a. Parte infecciosa. Donde lo importante es la carga viral.
    • b. Una segunda parte donde se observan patologías a nivel del pulmón.
    • c. Una tercera fase (de algunos sujetos) de una hiperrespuesta del sistema
      inmunitario que afecta a otros órganos y acaba empeorando la enfermedad.

2. ¿Existen recaídas de la enfermedad?

    • a. Una idea general que parece estar clara entre los expertos es que los pacientes que han pasado la enfermedad se encuentran inmunizados frente a recaídas.
    • b. Lo que aún no se ha analizado con fiabilidad es el tipo de consecuencias que el organismo puede presentar tras haber pasado la enfermedad y, si depende del grado de la enfermedad.

3. ¿Cómo organizo mi alimentación y mi actividad para encontrarme fuerte frente
al virus?

a. Estudios realizados nos demuestran que el aporte de suplementación de vitamina C, D y A no es efectivo para la protección frente al virus.

b. Evitar alimentos que ejerzan respuesta inflamatoria en el organismo, estos son:

Grasas animales, exceso de Omega-6, azúcares refinados, aditivos químicos, etc. Tales como: embutidos, carnes rojas, harinas refinadas (no integrales), azúcar blanca, bollería industrial, aditivos industriales, edulcorantes artificiales, etc.

c. Consumir alimentos antiinfecciosos y antiinflamatorios:

– Omega-3: pescados azules (evitando los que contengan mercurio), frutos secos, aguacate, semillas de lino, etc.
– Lactoferrina: 300mg/día.
– Zinc: marisco (ostras sobre todo), cacao puro, carne magra de cerdo, huevos, semillas de calabaza, etc.
– vitamina D: tomar el sol unos 30 minutos al día aunque sea en una ventanita. En alimentos también podemos encontrarlo en el salmón, caballa, setas y hongos, etc.
– Vitamina A: zanahorias, brócoli, calabaza, melón, albaricoque, mango, etc.
– Cobre: algas, cacao puro, sésamo, etc.
– Propóleo: 400mg al día.
– Plantas y/o raíces antiinflamatorias: jengibre, cúrcuma, ajo crudo (1 diente de ajo machacado al día) y sauco (en infusiones o como aderezo en las comidas)
– Alimentos que ayuden a mejorar nuestro estado de ánimo y reforzar nuestro sistema inmunológico celular: té verde (preferiblemente sin teína), cacao puro, café (de buena calidad, preferiblemente café verde).
– Alimentos antioxidantes (que nos ayuden a luchar contra los radicales libres): frutos rojos, papaya, piña, etc.

d. Realizar un sueño reparador:

– Evitar aparatos electrónicos cerca y/o antes de dormir.
– Realizar una breve meditación y/o relajación previa a la hora de dormir. Basta con 10 minutos de respiraciones concienciadas.
– Puede incluso tomarse suplementación de melatonina para mejorar la calidad del sueño y su efecto reparador (10mg aprox).
e. Realizar ejercicio físico de intensidad moderada-alta (quien no tenga patologías que se lo impidan). Alternado con ejercicios de meditación como yoga, mindfulness, etc.
– Entrenamientos de intervalos ayudan a reforzar nuestra respuesta ante el estrés.
– El ejercicio libera serotonina y endorfinas. Tener una buena salud mental ayuda a reforzar nuestra salud física.

f. Evita el sufrimiento anticipado o innecesario:

¿Qué va a ser de mi trabajo?, ¿recibiré la ayuda de autónomos?, ¿estarán todos mis seres queridos bien?.

No vale la pena preocuparse por lo que aún no se sabe.

g. Potencia tu lado creativo, investigador, estudioso, etc.

Dedícate a hacer lo que te gusta, te sienta bien y te hace crecer como persona.

h. Siéntete parte de la sociedad.

No es necesario estar pendiente de las noticias que tantos desánimos nos dan, es bueno estar informado pero en su justa medida. Lo mejor es conectarse con los que son como tú, comparte experiencias, es la mejor terapia.

i. Sé positivo.

Esta situación no va a ser para siempre, piensa que es una buena forma de conocerte más a ti mism@, darte cuenta de cosas que normalmente pasan desapercibidas, disfrutar de tu familia y replantearte objetivos.

4. Una vez que manifiesto la enfermedad. ¿Qué hago?

A partir del día 7 de contagio es cuando se manifiesta en el organismo la enfermedad, comienza la inflamación, la disnea (falta de respiración), etc. Estamos ya en la segunda fase.

Mucha gente pasa la enfermedad en casa y no tiene necesidad de ir al hospital. Pero hay que saber que una adecuada alimentación y estrategias de actividad física pueden ayudar a encontrarse mejor y reaccionar fisiológicamente de forma más beneficiosa ante la enfermedad

Incluir la vitamina D como suplemento (los estudios recomiendan ingerirlo a partir del día 7 ya que antes puede incluso interferir en nuestras reacciones fisiológicas).

Consumir alimentos antioxidantes, para luchar contra los radicales libres: uvas, nueces, cacao puro, frutas del bosque (moras, arándanos, grosellas, etc.).

Glutation liposomado como suplemento (cisteína, glicina y glutamato).

Pueden incluirse infusiones de sauco.

Hay que saber que la obesidad es un factor de riesgo junto con el tabaco. No solo en esta enfermedad si no en la gran mayoría tanto de tipo inflamatorio como respiratorio.

Espaciar las comidas y consumir alimentos de índice glucémico bajo. No comer si no se tiene hambre. El organismo es muy sabio, y puede que genere una respuesta de auto-defensa evitando el uso de glucosa y disminuyendo los mniveles plasmáticos de interferón. Déjale actuar.

Realizar sesiones de meditación y/o mindfulness (lo que nos permita laenfermedad).

A continuación os dejo unas recetas dulces y saludables que nos ayuden a pasar el confinamiento. Espero que este breve resumen os haya servido de ayuda aclaratoria.

Mucho ánimo! Y nos veremos en la calle!

– Bizcocho integral (para 10-12 raciones)(consumir 1 ración por persona al día):

1 yogurt desnatado, ¼ de medida de yogurt de aceite de oliva, 3 huevos, 2 medidas de
yogurt de harina integral, 1 medida de yogurt de harina normal, 1 sobre de levadura,
½ medida de yogurt de azúcar de abedul (puede sustituirse por estevia o panela) y
ralladura de limón. Todo bien mezclado. Colocar sobre molde y hornear durante 30-
40 minutos a 180ºC.

– Galletas de avena (para 16-20 piezas) (consumir de 2 a 3 piezas al día por
persona):

1 huevo grande, 100gr de copos de avena, 50gr de harina integral, 40gr de
azúcar de abedul (puede sustituirlo por estevia o panela), ½ sobre de levadura, 1
cucharada pequeña de sal, 1 cucharada de postre de canela. Todo mezclado.
Moldear las piezas individuales y sobre la bandeja hornear durante 30-40 minutos a
180ºC.

– Mousse de café sin azúcares (para 4 raciones) (consumir 1 ración por persona al
día):

250gr de queso fresco batido 0%, 4 cucharadas de descafeinado instantáneo, 1
sobre de gelatina neutra, 2-3 claras de huevo, 1 cucharadita de azúcar de abedul
(puede sustituirse por estevia o panela), 1 cucharadita de cacao puro (es opcional) y
¼ de vaso de agua. Pasos: disolver el café en el agua e ir incorporando todos los
ingredientes mezclando (excepto el cacao). Separar en 4 copas e incorporar el cacao
sobre cada una de ellas. Dejar en el frigorífico mínimo 2 horas y consumir.

Artículo escrito por: Montse Monserrat Hernández

Doctora en deportes de resistencia;
dietista-nutricionista y diplomada en
Educación física.
culturawellness@gmail.com

Bibliografía

Cole, SW, Hawkley, LC, Arévalo, JM y Cacioppo, JT (2011). El análisis del origen de la transcripción
identifica las células presentadoras de antígeno como objetivos primarios de la expresión génica regulada
socialmente en los leucocitos. Actas de la Academia Nacional de Ciencias , 108 (7), 3080-3085.
Gralinski, LE, Bankhead, A., Jeng, S., Menachery, VD, Proll, S., Belisle, SE, … & Ferris, MT
(2013). Mecanismos del síndrome respiratorio agudo severo lesión pulmonar aguda inducida por
coronavirus. MBio , 4 (4), e00271-13.

Irwin, MR, Cole, S., Olmstead, R., Breen, EC, Cho, JJ, Moieni, M. y Eisenberger, NI (2019). Moderadores
del estado de ánimo deprimido y las respuestas inflamatorias sistémicas y transcripcionales: un ensayo
aleatorizado y controlado de endotoxina. Neuropsychopharmacology , 44 (3), 635-641.
Sánchez, N. (2020). Summit Covid-19. Regenera. https://www.regenerapni.com/blog/
Wang, A., Huen, SC, Luan, HH, Yu, S., Zhang, C., Gallezot, JD, … y Medzhitov, R. (2016). Efectos
opuestos del metabolismo en ayunas sobre la tolerancia tisular en la inflamación bacteriana y
viral. Cell , 166 (6), 1512-1525.

Zhang, Y., Li, J., Zhan, Y., Wu, L., Yu, X., Zhang, W., … y Lou, J. (2004). Análisis de citocinas séricas en
pacientes con síndrome respiratorio agudo severo. Infección e inmunidad , 72 (8), 4410-4415.
Zhou, F., Yu, T., Du, R., Fan, G., Liu, Y., Liu, Z., … y Guan, L. (2020). Curso clínico y factores de riesgo
de mortalidad de pacientes hospitalizados adultos con COVID-19 en Wuhan, China: un estudio de cohorte
retrospectivo. The Lancet .